El programa de grupos de inmersión se trata de la visita de grupos de los colegios de nuestra Congregación, vienen de Canadá, EEUU, Argentina, Uruguay, Australia e Irlanda.

Cada año, cerca de 25 grupos de inmersión visitan la Región.

Los grupos son mayormente alumnos acompañados por profesores. Vienen también grupos de docentes y grupos de madres activas en obras de solidaridad de la Red Edmundo Rice.

También nuestros Hermanos que viven en otros países nos visitan para tener una experiencia de inmersión. Hace unos años nos visitó el Equipo de Liderazgo de la Congregación, cuatro hermanos vinieron desde Roma y durante una semana se metieron de lleno en la vida de los más pobre del cerro de Canto Grande en Lima, construyeron una casa para una familia, pelaron cientos de habas y recibieron muchas sonrisas.

Los Hermanos Pablo Keohane y Stephen Casey acompañan cada año a cientos de miembros de la Red Mundial Edmundo Rice, a ver a la realidad a través de los ojos de los más pobres.

Los participantes de los grupos de inmersión construyen casas prefabricadas para familias que viven en extrema pobreza en los cerros cerca de nuestro colegio Fe y Alegría. También apoyan a las madres del cerro en sus tareas como: pelando habas. También colaboran en hogares de niños enfermos y de bebés abandonados a las afueras de Lima (Chaclacayo y Villa El Salvador).
En Lima hay una casa de inmersiones, la Casa Hendricken. Los visitantes permanecen en la casa, conviviendo con los hermanos, si es que no es un grupo mayor a doce personas.

Los hermanos de la comunidad de Cochabamba en Bolivia, acompañan cada año a cientos de miembros de la Red Mundial Edmundo Rice, a ver a la realidad a través de los ojos de los más pobres.

Los participantes visitan el Centro Hermano Manolo, ministerio de los Hermanos que acompaña a niños, niñas y adolescentes que trabajan y estudian. También visitan centros de hogares de niños y de enfermos.
Los participantes de los grupos de inmersión permanecen con los Hermanos, en la comunidad y participan en las actividades rutinarias como: Preparación de las comidas, hacer las compras en el mercado La Cancha, salir a comprar el pan por la mañana.

Parte esencial del programa de inmersión es tener un tiempo para reflexionar sobre lo que se hace, cada noche los participantes escriben en sus diarios su reflexión sobre los momentos inpactantes del día. Es un tiempo de reflexión personal, de compartir grupal y de oración en comunidad.

Nuestra propósito es poder despertar la consciencia social de los participantes y profundizar el compromiso de los que ya hacen obras de solidaridad en sus lugares de origen.

La experiencia debe ser el principio de algo nuevo en la vida de todos. Decimos a los participantes que busquen “a los más pobres” cuando lleguen a casa y que sigan sirviendo con generosidad a los que más necesitan, donde quiera que vivan siempre habrán necesitados.

  • Hno. Stephen Casey (Lima) casey8197@hotmail.com
  • Hno. Pablo Keohane (Lima) paulkeohane46@yahoo.com
  • Hno. Eduardo McArdle (Bolivia) ed.mcardle@gmail.com