Siguiendo las huellas de solidaridad

publicado en: RED | 0

Los huaicos, lluvias torrenciales y todas las inclemencias que desataron las fuerzas de la naturaleza y que redujeron a escombros a viviendas, escuelas y a muchas poblaciones de nuestro Perú, hizo que este mismo pueblo se llene de esperanza y se ponga de pie.

Nuestra Comunidad Educativa Mundo Mejor, de la ciudad de Chimbote, que también sufrió los estragos de los fenómenos climatológicos, se puso en el camino de la solidaridad y entre alumnos, exalumnos, padres de familia, profesores y los hermanos cristianos, convocaron a una gran campaña de solidaridad.

A partir de la primera quincena de marzo, visitaron casa por casa, mercados, para recolectar víveres, ropa, agua, alimentos, medicina, etc.

Incluso el mismo colegio sirvió para recoger y almacenar todas las donaciones. Sin duda las huellas de solidaridad y preocupación por los más débiles, que nos dejó el Beato Edmundo Rice, se pudo observar en cada uno de nuestros voluntarios.
Sus rostros cansados luego de las jornadas de recolección, se vieron recompensados, porque cuando visitaron a nuestros hermanos en las zonas más afectadas como Huambacho, Cascajal, parte de la Campiña, Vinzos, entre otros, sintieron la satisfacción de haber ayudado en algo y llevarles esperanza y comunicarles que ellos no están solos.

Como dijo el papa Francisco, la esperanza fundada en la fe nunca defrauda.

Por José Reyes, Mundo Mejor