Grupo Caminantes, acompañando a los niños

publicado en: RED | 0
Miembros del grupo Caminantes con el Hermano Pablo Keohane

El primer domingo de junio, algunos integrantes del grupo Caminantes realizaron una visita al albergue del doctor Tony como parte de una actividad formativa de servicio.

El Hogar San Francisco es un lugar que acoge a niños y adolescentes de bajos recursos que presentan labio leporino, afecciones a nivel óseo y muscular o que han sufrido quemaduras de 2do y 3er grado.

Lugo de la visita, los Caminantes recalcaron con emoción la inspiración que habían experimentado al conocer la labor que realiza el doctor con ayuda de algunos voluntarios, ya que además de dar atención a los niños y jóvenes, brindan, a partir de un ambiente familiar y acogedor, soporte emocional a las familias.

Niña del Hogar San Francisco, realizando su actividad favorita, dibujar.

“Tuve la gran oportunidad de conversar con Víctor (16 años), quien había tenido más de siete operaciones en la columna. Él, aún está en colegio, pero, más adelante piensa viajar a Estados Unidos y poder estudiar. Tiene la gran meta de salir adelante y ser todo un triunfador. Esto me hace dar cuenta de que todas las personas tenemos un objetivo y hay que hacer todo para cumplirlo. Espero que Víctor pueda cumplir sus sueños y ser todo un gran profesional en Estados Unidos” Angie

“Esta corta misión que a pesar de ser pequeña y tener muchas cosas que pueden limitar en el camino, se pudo lograr el objetivo y dar lo mejor. La historia de cada niño me ha enseñado a valorar más la vida y a no rendirme al primer fracaso”. Ángel

“Esta experiencia fue conmovedora y divertida. Entrar a cada cuarto era como encontrar un mundo nuevo lleno de historias de increíbles y valientes niños que luchan todos los días para salir adelante en sus rehabilitaciones y en sus actividades diarias”. Junior

“Visitar la Casa Hogar San Francisco me ha enseñado que independientemente de lo que cada uno crea o diga algo de si mismo, lo que cada persona deja plasmado en sus acciones es la verdadera esencia de las personas. Al ver la sonrisa de los niños a pesar de las diversas enfermedades que tienen me demostró el amor que poseen y entregan hacia los demás. Momentos como estos me convencen de seguir haciendo en el mundo”. Claudia

“En esta experiencia tuve la oportunidad de jugar con varias niñas las cuales me pidieron que las peinaran porque querían verse bonitas. Tracy, una de ella, se recupera de una operación en las piernas pero eso no la impide realizar su actividad favorita, dibujar. Fue gratificante saber que esas niñas confiaron en mí y me compartieron sus experiencias y secretos. Espero poder regresar otra vez para visitarlos”. Patricia