Gracias, de parte del Equipo Regional

publicado en: RED | 0
Inundaciones en Perú

Cuando un viajero visita el Perú queda sorprendido de la sequedad del territorio ya que usualmente no llueve en la desértica costa del Perú. Sin embargo, por efecto del cambio climático, las lluvias se han incrementado notablemente en el territorio peruano durante los meses de más calor, provocando consecuencias desastrosas.

En marzo un tercio del territorio del Perú fue afectado por lluvias, desbordes de ríos y avalanchas. Las consecuencias fueron muy graves: 107 personas perdieron la vida, 140,000 perdieron sus viviendas y 940,000 casas han sufrido alguna forma de destrucción. Estos números esconden una realidad menos obvia, las víctimas pertenecen al grupo de empobrecidos que viven en condiciones muy adversas, en casitas de materiales frágiles ubicadas en la orillas de los ríos o en las quebradas de los Andes.

Esta tragedia movilizó asombrosamente la solidaridad de la Red Edmundo Rice en favor del pueblo peruano. A las pocas horas que los noticieros internacionales rindieron cuenta de la tragedia, nuestra administración regional contaba con fondos provenientes de la generosidad de:

North American Province: 7,000.00 USD
Colegio Stella Maris: 4,000.00 USD
Colegio Newman: 4,000.00 USD
Brother Rice High School – Bloomfield Hills, Michigan
Edmundiano Albert Eisch: 200.00 USD

También nuestros profesores, alumnos y exalumnos en Mundo Mejor (Chimbote) y el grupo Caminantes de Fe y Alegría (Lima) dedicaron muchas horas para organizar las donaciones que llegaron a las puertas de los colegios, entregadas por familiares y amigos.

La mayoría de estos fondos ha sido empleada para adquirir materiales de construcción, especialmente láminas acanaladas de plástico para techos y recipientes de agua potable. Hemos colaborado con la Conferencia de Religiosos del Perú, quien coordina una red muy amplia de ayuda y que adquiere materiales de construcción en lugares cercanos a las poblaciones afectadas para evitar el alto costo del transporte.

Lamentamos las pérdidas humanas de nuestro pueblo, pero por otro lado estamos muy conmovidos por la respuesta rápida, efectiva y generosa que vino a nuestras manos para entregarla, también con rapidez, a los más pobres. ¡Gracias!