Experiencia de servicio

publicado en: RED | 0

Sandra es una joven boliviana que actualmente es responsable de la dirección del Centro Hermano Manolo, una obra de los Hermanos Cristianos en la ciudad de Cochabamba, Bolivia. Ella es trabajadora social de profesión y ocupa el cargo de directora del Centro desde principios de este año. Conozcamos un poco màs el sentir de Sandra en esta responsabilidad.

Sandra con niños del Centro Hermano Manolo

¿Cuánto tiempo tienes trabajando en le Centro Hermano Manolo?
“Llegué al Cehm hace cinco años, invitada por el hermano Juan Casey, empecé visitando familias y luego trabajé por medio tiempo pues estudiaba en la universidad. Desde el año 2015 trabajo a tiempo completo primero como coordinadora y desde este año tengo la dirección. Es una gran responsabilidad para mi”.

¿Qué es lo mejor que encuentras en el Centro Hermano Manolo?
“Conocer a los niños y sus historias es lo mejor, pues de elos aprendo mucho, el valor que tienen de salir adelante a pesar de las adversidades. Me gusta ayudarles y lograr que triunfen como personas”.

Sandra en una de sus visitas a las familias del Centro Hermano Manolo

¿Qué te motiva trabajar en el Centro Hermano Manolo?
“Mi trabajo me apasiona, me agrada la entrega que doy a esos niños y niñas. Me hace sentir plena desde mi ser católica y humana”.

¿Cuál es el mayor reto que encuentras al trabajar en el Centro Hermano Manolo?
“A veces me desanima encontrar algunos padres y madres que no apoyan a sus hijos; también es un reto para mí el no poder responder al cien por ciento cuando me gustaría dar mucho más; por ultimo es un gran reto también el saber que algunos jóvenes que apoyamos abandonan sus estudios y no continúan con su proyecto de vida que hemos establecido juntos”.

Sandra en la oficina del Centro Hermano Manolo

¿Qué sientes al trabajar con los Hermanos Cristianos?
“Me agrada mucho, los Hermanos no son los típicos ‘evangelizadores’ que nos llenan con sermones, sino que son hombres que luchan por los derechos y la dignidad de las personas; me cautiva su sencillez de vida (y eso me inspira confianza) me siento muy apoyada porque me dan libertad de decisión”.

Con estas palabras dejamos a Sandra a cargo del CeHM y le agradecemos la pasión y entrega que pone en su servicio a los más necesitados, sin duda ella es una buena seguidora de los pasos de Edmundo Rice por estas tierras americanas.