Del Equipo de Liderazgo: Navidad de los refugiados

publicado en: Misiones, RED | 0

La Navidad nos pone en contacto con un evento que llamaríamos, en lenguaje de hoy, un parto de alto riesgo. María y José realizaron un viaje del norte al sur de Palestina para obedecer al poderoso control social del imperio romano. La condición de avanzado embarazo de María, además de ser primeriza, se empeoró por la escasez de lugar de refugio para que la joven madre dé a luz a su hijo en condiciones de dignidad, higiene y seguridad. El Hijo de Dios vino al mundo en el seno de una familia de refugiados a la que se le cerraron algunas puertas en un momento crítico.

Jóvenes Venezolanos, refugiados en Lima

La historia evangélica tiene su similitud con la de la refugiada venezolana Jenifer y su esposo Eduardo, quienes salieron de Venezuela, prefiriendo aceptar la incertidumbre de la vida de refugiados a permanecer en su país donde se juega a diario la vida de millones de personas debido a la carencia de alimentos, medicinas y seguridad. Ellos llegaron a Lima después de un viaje de una semana por autobús. Del mismo modo que los miles de venezolanos que escapan de su país, ellos han sobrevivido por medio del comercio callejero de pequeños productos alimenticios. Los Hermanos Cristianos y la Red Edmundo Rice han colaborado con esta joven pareja, entre varias decenas de refugiados, al facilitarles acceso diario a una ración nutritiva de alimentos. En el último examen prenatal, Jenifer y Eduardo descubrieron que, debido a incompatibilidad sanguínea de sus padres, el futuro bebé corría el riesgo de daño hepático crónico. Un milagro de la solidaridad entre los jóvenes venezolanos amigos de Jenifer y Eduardo más la ayuda de la Oficina de Desarrollo Edmundo Rice, permitió adquirir y suministrar a la joven madre la costosa vacuna (Immunorho 300 mcg; 155 USD – 139 Euros) antes del nacimiento del bebé. Jenifer nos envió su foto de alegre satisfacción cuando pudo adquirir la medicina que asegurará una venida al mundo de un niño refugiado con menores riesgos de los que ya están corriendo sus padres.

Jenifer, joven madre Venezolana, mostrando la vacuna que ayudará a evitar complicaciones en su embarazo

Mientras nuestras ciudades latinoamericanas enloquecen por la fiebre consumista que se genera en época de Navidad, pidamos a Dios que los Hermanos y la Red Edmundo Rice puedan mantener la visión clara de la Navidad que reconoce y acoge la pobreza de Cristo quien “se hizo pobre, para que mediante su pobreza nosotros llegáramos a ser ricos” (2 Co 8,9). Que la historia de María y José y de Jenifer y Eduardo nos permita poner en acción alguna forma de solidaridad para ayudar a los miles de refugiados venezolanos que estarán este diciembre cerca de nuestros hogares y comunidades.

Si quiere contribuir directamente al Proyecto Refugiados Venezolanos póngase en contacto con la Oficina de Desarrollo Edmundo Rice Latinoamérica: desarrollo@edmundrice.org

Si quiere echar una mano diariamente en el programa de alimentación, acompañamiento psicológico y médico o ayuda legal, comuníquese con la administradora del proyecto, Milagros Chávez (+51 992 957 540).

¡Feliz Navidad!

 

Kevin, Pablo y Hugo
Equipo de Liderazgo de la Región de América Latina